Printfriendly

sábado, 1 de abril de 2017

Después del crepúsculo

Para los que conocen el sabor y el valor de la presión, para los que jamás huyen, para ellos, después del crepúsculo, comienza el extremo juego de los otros ámbitos. Y ahí, cuando es necesario dejar de lado el posible cobijo de lo social para precisamente asumirlo y superarlo, cuando una cuota de soledad es la que permite valorar la esencia de los sentimientos, cuando corazón y mente buscan conexión, es desde ahí de donde provienen los textos de este libro.

Diferentes, aunque no opuestos, Smarc y Andrea, desarrollan esta trama con una extraordinaria energía intentando abarcar las tantas aristas de la realidad, considerando la insatisfacción y el hastío, incluso el pánico, como también la esperanza, el deseo, la firmeza, y todas las emociones y valores que sienten los que aceptan oír el íntimo llamado que los impulsa a ofrecer una respuesta. Puestos a escalar, lo escarpado no los desanima, los obliga a una fiel persistencia.

El libro se divide en 10 secciones de 10 poemas cada una. Aunque cada una de estas secciones puede ser considerada independientemente, en su conjunto no dejan de implicar una evolución desde la primera hasta la última. Con ternura que brota de los afectos, o con hostil imaginación erigiendo una burla; con la fortaleza de los que se atreven a desestimar convenciones, o con la sencillez del que quiere y no alcanza a calmar sus ansias; desde la tensión de la espera, o desde la calma que sobreviene al esfuerzo desplegado, Después del crepúsculo implica una dimensión especial en la que el lector pasa de espectador a protagonista en un intenso viaje de ida.