Printfriendly

viernes, 24 de marzo de 2017

La alegría de endeudarse


Hay un grupo de gente que está contenta porque los bonos emitidos van a ser colocados en equis mercados. Y yo me pregunto si por qué esta gente está contenta. La emisión de bonos, lo mires como lo mires, implica un endeudamiento. Esto quiere decir que vamos a endeudarnos, que nos van a dar plata y que esa plata la vamos a tener que devolver. El que la gente festeje este hecho viene a ser como la alegría del tipo de dudosa reputación al que le aprueban un préstamo en un banco. Es como que le aprueban la facha, la pinta.

Analizando un poco el tema del préstamo, cuando alguien te va a prestar dinero, sea tu almacenero, sea una financiera, un banco comercial, el banco mundial, o los chicos de Wall Street, en lo primero que se fijan es si vas o no vas a poder devolverles el dinero, es decir, tu flujo de caja. En este caso, los impuestos y lo que entra por las entidades públicas, como ANDE e Itaipú. Luego se fijan en qué te pueden quitar si no cumplís (similar a lo anterior) y, finalmente, cuánto más pueden ganar si falluteás en la puntualidad de los pagos.

Como se ve, tenés un sujeto de crédito que tiene un buen flujo de caja, con dos represas que generan un montón de dinero (ninguna de las cuales son obra de este gobierno, dicho sea), un histórico comportamiento tributario impecable (los muchachos pagan los impuestos que sean, sin llorar ni protestar), una institucionalidad al uso de Latinoamérica (dónde cualquier reclamo judicial te lleva entre 5 a 25 años), y donde ninguna obra de infraestructura, ni de ningún tipo, está sujeta a fiscalización privada, por lo que en caso de un desembolso completamente fraudulento nadie va a reclamar absolutamente nada… ¿qué más?

Un detalle… lo que pocos medios mencionan es que estamos en una coyuntura en la que las tasas de interés ya están a cero, o incluso en rojo. Es decir, vamos, hay empresas, instituciones de capitales enormes que están pagando a los bancos para tener su dinero en el sistema - y en bancos que en cualquier momento pueden dejar de estar-. Yendo a lo serio, el Deutsche Bank ha dejado de ser un banco serio para una empresa seria. Entonces, un equipo serio, buscaría dinero y lo conseguiría sin tener que pagar intereses, acaso justo lo contrario, cobrando buenos intereses.

Pero, lo principal para mí es, ¿para qué endeudarnos? ¿Es que no tenemos reservas monetarias, es que no tenemos plata guardada? Aquí queda clara la cosa: se presta plata que no se tiene para gastar en lo que no genera beneficios. Está claro entonces que esta plata que se presta, que no va a generar beneficios, como sí va a generar intereses, necesariamente acarreará una suba en los impuestos y en las tarifas de servicios públicos. Ahora, si además esta plata la gastan algunos, y la pagamos el resto, la cosa va a estar para repartir sonrisas, besos y abrazos.

Enlaces relacionados: