Printfriendly

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Tiempos de resaca .1

"Si se cierra una puerta se abren nuevas opciones",
me susurra el anciano que ríe enloquecido
su superioridad de pájaro sin nido
como si conociese mis últimas canciones.
Sin altivez le acepto saber mis emociones,
por no mentir me callo procurando el silencio
que me aquiete profundo sin eso que potencio
cuando sumo mis bajas mirando las heridas
que por no causar porto en el alma sin bridas
pidiéndome ajusticie el dolor que presencio.

¿Algo en mí todavía es suficiente
para subir de noche hasta los soles
sin beber ni biblías ni alcoholes
creyendo que la mierda se hace gente?
Creo que sí, seguro cual demente
que se sabe su nombre y su destino,
apuesto, trepo y subo mi camino
con mis manos sabiendo de los daños
al final de los lúgubres peldaños, 
esa rotura breve que domino.