Printfriendly

viernes, 18 de noviembre de 2016

Domador de penas

Let's take a ride, and run with the dogs tonight
In Suburbia
You can't hide, run with the dogs tonight
In Suburbia
Pet Shop Boys

Domador de penas
***

Algo, un poco de fiesta me venía buscando
por entre tantas sombras, debajo de las letras,
sobre la piel distinta de una tigra
que esconde de mis fauces su potencia de hembra.
Demasiado cansancio de repetido agobio
me sacó de los ritos del que sueña
y me arrojó a la calle del ahogo
donde todo es candado y no hay ninguna puerta.

Más de una descarriada se pregunta
- lo sé muy bien, lo sé con dos cabezas -
por qué ceder la tela, la historia, el apellido
a la improvisación bastante negra
de un sediento que implica dolores que se dicen
sin hablar, que se sienten al rozar las caderas.
Yo no sé, les respondo, desperezando bruto
los hombros tensionados, la luna entre mis velas.

Sigo viajando a mí contestando las cartas
de amor y las de ciencia
con ese desapego que me excluye
de abrazar a cualquiera.
Sigo escribiendo cosas que solo marcan gestos
acaso notas sordas cantando mi manera
por invitar, así, por pretender
que la diosa por fin me escuche y me comprenda
este puente que tiendo sobre todos sus daños
como quien sabe ser un domador de penas.