Printfriendly

domingo, 9 de octubre de 2016

Obligado

Su voz era un torrente que sugería el juego
invitando con ganas a la desobediencia,
a no dormir "la siesta paraguaya"
en desafío al duende,  al raptador de niños*.

Yo no tenía miedo - nací loco
o muy contra corriente - así que arremetía
tras soltar el aviso a mis dos alacranes,
que nunca me dejaban pecar en soledad.

El arroyo nos guiaba hasta lo alegre
de la risa infantil, hasta el bullicio
de disparar** silentes  y volver a hurtadillas.

Alguna vez nos vieron y ligamos garrote
pero siempre fue tarde, pues vez que nos pillaron
ya había germinado el contento sin fin.

*Yasy Yateré

** Correr