Printfriendly

lunes, 18 de julio de 2016

Yo era de sombras torpes

Yo era de sombras torpes como rotas,
de silencios incómodos y rudos
llenando mi garganta con los nudos
de una canción sin claves y sin notas.

Me hundía en el presagio de la muerte
en el aroma a sangre sobre el blanco,
mirando desde lejos el barranco
de mi cabeza loca inútil fuerte.

Una noche cerré todos mis puños
incluso el corazón; mordí tranquilo
el azul y los miedos, lo que fue.

Quedaron en mi voz muchos rasguños
y en mis ojos el hielo de ser filo
después de que el infierno visité.