Printfriendly

jueves, 14 de julio de 2016

Sólo de mí sin tu nombre

Ya te presiento, de fuego y de filo,
violenta y dulce cual beso de amante,
capaz de hacer de una noche un instante
y que sonría pausado y tranquilo.

Incluso sé que imaginas vigilo
el transcurrir de la luna inconstante
por ver si deja que llegues, brillante
antes del tiempo que sueña tu estilo.

Mientras sucede esta espera que crece,
y sigo siendo de sangre que bulle,
me yergo solo de mí sin tu nombre,

como quien sabe seguir siendo un hombre
que nunca compra y jamás prostituye
esa su voz que en silencio te ofrece.