Printfriendly

miércoles, 3 de febrero de 2016

Cita 1

"¿Quién vence en ciencia a Santo Tomás, en  genio a San Agustín, en majestad a Bossuet, en fuerza a San Pablo? ¿Quién como Rafael puso jamás en el lienzo inspiración y vida? Poned a las gentes a la vista de las Pirámides de Egipto, y os dirán: por aquí ha pasado una civilización grandiosa y bárbara: ponedlas  a la vista de las estatuas griegas y de los templos griegos y os dirán: por aquí ha pasado una civilización graciosa, efímera y brillante; ponedlas a la vista de un monumento romano, y os dirán: por aquí ha pasado un gran pueblo. Ponedlas a la vista de una catedral, y al ver tanta majestad unida a tanta belleza, tanta grandeza unida a tanto gusto, tanta gracia junta con una hermosura tan peregrina, tan severa unidad en una tan rica variedad, tanta mesura junto con tanto atrevimiento, tanta morbidez en las piedras y tanta suavidad en los contornos y tan pasmosa armonía entre el silencio y la luz, la sombra y los colores, os dirán: por aquí ha pasado el pueblo más grande de la historia y la más portentosa de las civilizaciones humanas; ese pueblo ha debido tener del egipcio lo grandioso, del griego lo brillante, del romano lo fuerte; y sobre lo fuerte, lo brillante y lo grandioso, algo que vale más que lo grandioso, lo fuerte y lo brillante: lo inmortal y lo perfecto."

Donoso Cortés.

***

Nuevos sonidos, como dolorosas y, al tiempo, apacibles perfecciones se acomodan en este tiempo lineal que a veces concibo merced a una parte que me dictan mis sentidos primigenios. Visualizo, juro que casi exactamente, el clima durante las demasiadas mañanas en las que se fue templando la fineza de las curvas de la madera, el puente, para la tensión final de las cuerdas.

Y sueño lejano, por arriba de mí, el amor, o el odio, las decepciones, los espasmos, el susto primero cuando desapareció la regla y una ausencia de sangre anunció entonces el advenimiento de Clara, y la primera mirada como los primeros pasos de un nuevo ángel -prescindente de infiernos y de cualquier dios elector de pueblos y despreciador de ofrendas -derramando preguntas sobre pentagramas antiguos por inaugurar sus ojos.

Quizás todo esto, porque también me pesa recordar esa noche de verano, con tanta cerveza y AC/DC, Johannes traduciendo del inglés al español, Goldstein haciendo de Paganiniana un cumpleaños feliz sin demasiados arreglos ahí bajo el mango de casa, y el viejo cagándose de risa entre cigarro y cigarro, para que pasen los años de pronto, de golpe, como un trapo que se pasa sobre el mostrador de una cantina que de repente se ha vuelto inamistosa, sin aviso, y me llegue a la cara sin ojeras el frío de saber que el pibe se ha suicidado, que encontraron el violín en la esquina de la habitación, y John preguntándome por qué lo había hecho, si cómo,  y yo conteniéndome, diciéndole que no quiero hablar de eso ahora, viejo