Printfriendly

martes, 15 de diciembre de 2015

Por ahora no importa

Imagino lo poco que sabe de la sangre
y lo mucho que quiere de los pocos momentos
que le brindo y le robo salvando sus intentos
de ser puñal y miel sin que en mí se desangre.

Siento que no me importa. Necesito no duela
ni su voz de mañana, ni mis gritos de noche,
asumir el deseo sin culpa y sin reproche
desbarrancarme en mí sin dejar una estela.

Ya llegarán los tiempos de demonios tranquilos
comiendo de mis sobras con angelitos rojos,
con chicas de provincia y chicos de ciudad.

Por ahora no importa, siguen firmes mis filos
buscando sin urgencia la huella de los cojos
que hicieron esta puta sin miedo y sin edad.