Printfriendly

miércoles, 30 de septiembre de 2015

61. Noche XIII

61. Noche XIII

"Uno está condenado a perder un montón de cosas si lo que quiere es ganarse a sí mismo. Si lo logra, uno entiende que nunca hubo pérdidas, sino sólo desprendimientos". Asira.

Fue que quise privarme de festejos vulgares,
al menos una noche imponerme lo simple
de ir a dormir temprano sin buscar imposibles,
sin saberme secretos que no fueron verdades.

El tiempo me jugó la carta del cansancio
mi cuerpo le arrojó la del loco entusiasta,
mientras mi mente herida ansiaba hagamos tablas
con mi piel de testigo de tanto esfuerzo vano.

No, no pude conmigo, con el hambre en el vientre
y su presión de años marcándome los ojos,
con la sed del suicida que muere si no lucha.

Pasaron muchas décadas desde esa vez de fiebre
atacando mis dedos con la furia de un lobo,
de la vez que entendí de qué va mi figura.