Printfriendly

lunes, 13 de abril de 2015

Suma y ausencia

Primero es un color de azul arcano
y luego un amarillo que es incendio,
diciendo de lo oculto su compendio
ambos juegan al verde miliciano.

Terminados los roces -la tortura
de tanta cercanía que me marca
cuán lejos de la gente está mi barca-,
comienzo a depender de su figura.

El aire entonces, lleno de vacíos
me expone la negrura de su ausencia
gritándome el silencio de su voz.

Y yo junto mis sombras como ríos
que se vuelven un mar de escasa ciencia

llenándome de un gris triste, feroz.