Printfriendly

lunes, 6 de abril de 2015

Lo sé

ni es temprano ni es tarde
es sencillamente el momento
en el que me veo con ella
y sus ojos
me acribillan la bipolaridad ultra dual
de todo lo que sentí al no mirarlos
y todo eso que se derrama dentro mío si me mira

hay un dolor alegre
en la última tensión de mis músculos
una potencia que con ira en mi garganta
se calla y arropa el silencio que entonces
se anida en mis manos que buscando su cintura
aquieta mis modales de atleta y de bestia
para sufrir tranquilo su cercanía

confieso
desde mi atalaya de experto en el fracaso
de ofrecer lo que más sé latir
a cambio de migajas insalubres
que sigue sin importarme
lo recio de mi cuello y la rudeza de mi cerviz
cuando se doblan intentando su sonrisa

lo sé
cualquiera lo sabe
y estando perdido no me basta
todo ese poderío que el destino
me arroja y me dibuja en los semáforos
como burlándose de mis burlas
como si alguna vez dualidad aprenderá

y es que aunque dude de mí
de las lágrimas ocultas de los demonios
del beso de Judas sospechando su suicidio
hay algo en mis labios
que el universo talló para los suyos
hay algo en mi piel y en todo lo que pasó
que sé en la suya será luz calor y puente