Printfriendly

domingo, 12 de abril de 2015

La herida en cicatriz

Cuando acaba el rigor de la faena
que los días me fueron imponiendo
todavía me queda algo de nafta
para intentar la talla que me diga.

Remuevo el entusiasmo que aún late
por un rechazo sordo hacia lo fácil
procurando un disparo seco y puro
que marque ese momento irrepetible.

Entonces... el absurdo y toda duda
llenándome las manos con sus vidrios.
Entonces es la lucha en el lodo.

Y es también el crepúsculo y la noche
apretándome el pecho entre las sombras

convirtiendo la herida en cicatriz.