Printfriendly

sábado, 11 de abril de 2015

Cansado y fuerte



Se curva el tiempo sin aviso y sin modales
marcando en mí la transgresión del almanaque
si exijo a solas, sin decirlo, que me aplaque
la voz, la sed, con sus maneras irreales.

La tarde es larga y cada noche va cerrada
si hablamos mucho, si encontramos el vocablo
surgiendo breve entre los dos; como si un diablo
y un ángel alto se encontraran en la nada.

Es todo bordes este prisma de saberle
tan lejos cerca de mi puño y de  mi boca
que afirmo y niego la verdad de las mentiras.

Y sigo atándole a mis ganas de beberle
temblores firmes que su cuerpo me provoca,
cansado y fuerte voy ardiendo entre sus piras.