Printfriendly

miércoles, 25 de marzo de 2015

Prudencia, para ser como tantos

Aconseja prudencia aquel que, como yo
apresuró los pasos, extraviando
una alegría larga bajo el mando
de unos cabellos suaves, estilo rococó.

Aconseja sabiendo el que se arrepintió
de no esperar un poco a que lo blando
venza a lo firme y puro de ese bando
que se cruzó en su mira y que no conquistó.

Y sin embargo embiste desoyendo
la voz de la experiencia
el que como yo arriesga todo el oro

por ganarse la prenda en el estruendo
carente de violencia

que es su latir a prisa, su tesoro.