Printfriendly

domingo, 1 de marzo de 2015

Comentarios de tu partida

Ya no llegan los tenues hilos de lo sensible
con ese filo suave de agilidad tranquila
con el que se consigue aquello que no oscila,
eso que nunca muta y resulta invisible.

De tantas emociones que de lo inconcebible
lograron el relato de una luz que encandila,
permanece el poema cuando al fin descarrila
hacia los precipicios huecos de lo terrible.

Colores y candelas lograron ataviarse
de un polvo ceniciento bordeando una boca
insumisa e hiriente bebiendo del vacío.

Ahora todo muere despacio al extraviarse
ese mar que en los ojos del ahogado invoca
lo que fue la derrota  de quien trazó el hastío.