Printfriendly

lunes, 2 de febrero de 2015

83. La desdicha del postergador

Hay un reclamo eterno, pareciera
en la voz inclemente del que mora
en la postergación de cada cosa,
una desdicha ruin, vulgar y fea.

Quien así vive ignora frases nuevas
camina por el mundo cual persona
que sólo sabe agobios y horas solas
a un lado de la gente limpia y buena.

Todavía me enojan estos seres
que irradian amargura cual si fuese
una luz exclusiva de notables,

cuando sólo destruyen mil instantes
sin nunca darse cuenta de los daños

que causan sin alzar jamás la mano.