Printfriendly

lunes, 8 de diciembre de 2014

El calendario inútil



Cómo me gustaría explicar la manera
en la que soy lo brusco del corte que se calla,
no tener que exhibir lo que grita mi vientre
cada vez que me miro escribiendo a los otros.

Encontrar, sin esfuerzo esa calma que oculta
un trabajo de años fatigando el infierno,
la mano que tendida divierte su tensión
en el asombro inquieto del que emulando vibra.

Pero todo es camino y no hago pie en las olas,
así que caigo fácil, cual muelle derrotado
a la violencia indócil que me puebla las uñas

repitiendo conmigo el nombre del ahogo,
el calendario inútil de las horas añiles
al borde de mis ojos bordando su mudez.