Printfriendly

jueves, 25 de diciembre de 2014

Dijo ella

Hermoso y frágil te haré
amor de mi vida,
tan apto para los sentimientos
que habrás de sentirlo todo,
como roca escupida por un volcán
que gira sobre sí hasta el fondo del agua
cargando a su paso las huellas del instante.

Y pensarás, amor, y dudarás
hasta llegar a ser fuerte
y perder para saber ganar,
hasta odiar sentir
y juzgarte interminablemente,
tan sólo
para que aprendas a desaprender.

Mío el riesgo
de que en el camino te pierdas,
que la locura y el desencanto
desangren tu garganta
que soñé puente imperfectible,
como mío el vientre y el claroscuro
que fundo en tu aliento y en tus huesos,

por saber si cuento contigo.