Printfriendly

domingo, 9 de noviembre de 2014

Te espero intranquilo



Arribo sin ayuda hasta ese punto
a donde nadie llega y que me aparta
de la sonrisa infiel causando bajas
en lo incierto del cosmos de mis mundos.

Cierro la puerta, aprieto cada nudo
que me tensa la nuca en la palabra
que decido decir sin el "mañana"
cosido en la voz torpe de los muchos.

Y te espero intranquilo, sin la esperanza inútil
de la que beben todos los que se sienten hábiles
para explicar el tiempo que sucede sin prisas.

Como estando seguro de que no va de cursi
llamarte sin hablar, escribirte sin lápices,
sintiendo que en tu piel a veces eres mía.