Printfriendly

martes, 11 de noviembre de 2014

El vengador




"El que infringe una ley demuestra su locura, o la de quienes la obedecen".
Asira

Lo que ha previsto el loco en su mente ahogada
es denso como breve por no implicar las horas
en las que vivirá diez mil auroras
ajenas a su lengua postergada.

Aunque amable resulte su mirada
lleva en el pecho el sino de las moras
cuando asumen la trama de ser las portadoras
del color de los hombres de cerviz humillada.

Vive y pervive así, presintiendo el final
con variables absurdas hendiendo su razón
mientras sostiene un grito dentro del corazón.

Sonríe, sin embargo, le obsesiona el metal
de tantas estructuras huecas de movimiento
que intuye fundirá cuando llegue el momento.