Printfriendly

sábado, 8 de noviembre de 2014

El misionero



La intención es un llano que se cruza exigiendo
la voluntad al límite de toda su estatura,
llevando a la potencia al acto de su altura
en la iluminación del peso de ir subiendo.

Es atravesar, solo, cada miedo sonriendo
sin caer en el odio y toda su estructura,
sin que el resentimiento ensucie la aventura
de extender la mirada forjando y descreyendo.

E implica el premio justo para quien visualiza
la violencia altanera latiendo en el avance
y el sosiego que surge detrás de algún percance.

Para quien sabe así que empuja o paraliza
si no lo que está en frente lo que habita detrás
de las huellas que exigen solo vuelos al ras.