Printfriendly

sábado, 27 de septiembre de 2014

Limitaciones veraniegas



Se me llenan los ojos de ausencia,
de la calma que portan los solos
cuando dan sin obviar protocolos,
y de gritos que fulgen violencia.

Se me llena la sien de potencia
por asirme a una voz que sin dolos
me refiera por fin en dos polos
que se exponen en grave imprudencia.

Como ves, sólo juego conmigo,
desprovisto de piel amansada
por vulgares axiomas humanos.

Sin buscar en tu cuerpo el abrigo
que otro obtiene al saberte creada,
me limito a intuir tus veranos.