Printfriendly

miércoles, 12 de febrero de 2014

Escuchando a Gloria Trevi




Le pedí a un alacrán que me de una mano para revisar una canción que escuché hace poco y que me gustó mucho. Aquí les va.
 
Respecto de la música:

La música está escrita en la tonalidad de Sib mayor, en compás de 4/4 y con un ritmo pop lento que se mantiene constante en toda la pieza. Comienza con una introducción melódica de 6 compases construida sobre una progresión de 5 acordes que se repetirá sin modificaciones a lo largo de la música. Es decir, la progresión armónica I – vi – IV – ii – V, que vendría a ser Sib – Solm – Mib – Dom – Fa, no cambia durante todo el desarrollo del tema, igual en las estrofas como en los estribillos.

La estructura que presenta es de frases simétricas de 4 compases cuya forma durante el desarrollo es de A-A’-A’-B-A-A-B-C-solo-B-D, siendo:

A= estrofa
A’= estrofa
A’= estrofa
B= estribillo
A= estrofa
A= estrofa
B= estribillo
C= puente
solo
B= estribillo
D= pequeña coda final

El ámbito vocal en que se desenvuelve la cantante es bastante grave, lo que hace que su registro de voz caiga dentro del rango de Contralto, cosa no muy común y que, a pesar de no poseer ella mucha potencia, le otorga bastante expresividad, según lo que puedo notar.

Creo que  la música gana en la melodía. Armónicamente no hay mucho que decir, pero la melodía se mueve de una manera inesperada podríamos decir, dentro del ámbito de la tonalidad pero sin ser lineal, sino con bastantes saltos entre las notas, con intervalos amplios que hacen que la voz baje y suba rápidamente, dotando al tema de mucha plasticidad y originalidad.

Ruffo Jara.

Respecto de la letra:

Tengo tanto miedo
De que olvides lo que te quiero
Y de que con el paso del tiempo
Lo dejes todo en el recuerdo

Tengo tantísimo miedo
Ya casi te vas y yo aún no me atrevo
Tanta precaución que no acude el deseo
Cuidando no salir lastimada me quedo sin nada

Tengo planeado en mi mente
Cómo robarte tus besos para siempre
Tiene que dar resultado
Voy a amarte tanto
Que de pronto te verás llorando

Voy a darte lo que a nadie le di
Vestida de azúcar un dulce para ti
Te voy a derretir en el calor de mi voz
Te quitaré el aliento y no me dirás adiós

Voy a hacerte lo que a nadie le haré
No importa lo que pienses me arriesgaré
Y aunque sé que las llevo de perder
Prefiero dar un salto a lo desconocido
En un instante vivido
Me moriré o lo lograré

Ya no seré precavida
Total si te vas déjame una sonrisa
Puede doler el recuerdo
Pero lo prefiero a no quedarme siquiera con eso

Tengo planeado en mi mente
El acto perfecto para retenerte
Voy a vencer a mi miedo
Ahora sentirás lo que puedo causar cuando quiero

Voy a darte lo que a nadie le di
Vestida de azucar un dulce para ti
Te voy a derretir en el calor de mi voz
Te quitare el aliento y no me dirás adios

Voy a hacerte lo que a nadie le haré
No importa lo que pienses me arriesgaré
Y aunque sé que las llevo de perder
Prefiero dar un salto a lo desconocido
En un instante vivido... Me morire o lo lograre

Cristales de azúcar reflejan la luna
Lágrimas de alivio te muestran caminos
Un paso más cerca la escarcha se quiebra
No tiemblo de miedo sino... De lo que te quiero

Voy a darte lo que a nadie le di
Vestida de azucar un dulce para ti
Te voy a derretir en el calor de mi voz
Te quitaré el aliento y no me dirás adios

Voy a hacerte lo que a nadie le haré
No importa lo que pienses me arriesgaré
Y aunque sé que las llevo de perder
Prefiero dar un salto a lo desconocido
En un instante vivido... Me moriré o lo lograré

La línea: La disposición versal es completamente libre, esto es no sigue una estructura definida. De ahí que las asonancias resulten, visual y auditivamente horribles desde y sólo en el texto en sí.

Pies de rima y ruta de ejemplo: 

edo/ ero/ empo /erdo

edo/ evo/ seo/ ada

ente/ empre/ tado/ anto/ ando

i/ i/oz/ ós

ré/ ré/ er/ cido/ vido/ ré

ida/ isa /erdo/ eso

El color: El planteo es bastante afectivo y efectivo porque el discurso se plantea desde un presente y proyecta un futuro, y porque en ese presente existen las descripciones suficientes como para entender que en el mismo se encuentran vividas un montón de experiencias.

En este panorama, y sobre todo atendiendo los estereotipos femenino/masculino del colectivo de occidente, resultan de un particular e intenso impacto la contraposición de "voy a darte lo que nadie le di" y "voy a hacerte lo que a nadie le haré", jugando con una posesión a ofrecer al igual que con una acción a realizar. Se da lo que se tiene, y se hace lo que se está en condiciones de hacer.

Aquí se evidencia que el "ritmo" de un texto (sea o no un poema) no significa "musicalidad". Y que cuando aparece la combinación de melodía, armonía y ritmo (y en donde juega en un aparte el timbre de voz) la exposición verbal del mensaje o brilla o se estrella.

Silvio M. Rodríguez C.