Printfriendly

viernes, 13 de diciembre de 2013

Derrota

Tengo pocos minutos para poder asirme
al olvido que debo conseguir,
un peso que me arrastra hasta la noche
como si me empujara cuesta arriba,
y una lista precisa de presentes
que no supe entregar.

Dije con el ejemplo - y quizás demasiado -
la luz y la distancia anidando en los dedos,
la rotura que a veces se vuelve cicatriz
y a veces el alivio que nunca se profesa,
cómo aprieta la calle cuando llueve y no está
la cintura que indómita consigue la sonrisa,
y hasta incluso los huecos que se forman adentro
haciendo más difícil eso de respirar.

Me pregunto por qué debo perder
lo que una vez sentí limpio de rabia,
por qué me es necesario borrar tanta memoria
plagada de veranos y de cruces
si no elevé vacíos sino puentes.

Pero va siendo inútil discutirme
divagar, razonar como buscar
la pieza sin pulir y que no encaja,
si al final es mi nombre la semilla
que nunca germinó al fondo de tu pelo.